domingo, 26 de julio de 2009

HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA: DAGUERROTIPO VS CALOTIPO

DAGUERROTIPO VS CALOTIPO.

“Una palabra recorre Europa: Libertad.” Los dos movimientos revolucionarios de 1830 y 1840 de alcance continental son conocidos como revoluciones románticas, y llevadas a lo político en el “liberalismo”, que reclama la libertad para los pueblos y los individuos.

Tras la revolución de 1830 en Francia se respira una atmósfera marcada por la ideología liberal, con nuevas escalas de valores, marcadas fundamentalmente por el progreso. Será nueve años después, y en ese ambiente de libertad y progreso, cuando Daguerre presente su invento, el “daguerrotipo”.

Louis- Jacques Mandé Daguerre presenta su proyecto en el año 1939, pero sabemos que éste no fue su verdadero creador, pues fue su socio Joseph- Nicéphore Niépce quien llevó a cabo las primeras investigaciones tras experimentar con la litografía (dibujo sobre una piedra especial con tinta grasa y siendo bañada en ácido para que se fijara el dibujo, repeliendo el resto del dibujo la tinta) y la heliografía (primeras imágenes sobre papel que logra Niépce mediante una cámara oscura) cuando aún no sabía de la existencia de Daguerre.

Antes de su publicación Daguerre procederá de una forma cauta y sigilosa. En principio, y gracias a un reconocimiento científico decidió llevar a cabo la publicación del invento. Así, el 7 de enero de 1839 presenta un comunicado para que la prensa se haga eco de ello. Además invita a un grupo de científicos a asistir a la presentación, en la cual no desvelará los secretos de su uso. Posteriormente intentará que el gobierno francés se haga cargo de las patentes de su invento, firmando el convenio el 14 de junio de ese mismo año, con ocho cláusulas por la cuales debería obtener una pensión vitalicia de 6000 francos anuales. A cambio concede las patentes del invento y redacta un manual sobre su utilización. Finalmente, y una vez que el acuerdo es aprobado en el congreso y que es propiedad del gobierno, un gobierno liberal, comienza ha difundirlo públicamente en academias científicas y artísticas.

Las imágenes del daguerrotipo eran captadas con una cámara oscura cuyas dimensiones se correspondían con las del aparato. Referente a esto debemos mencionar que debido al éxito del nuevo descubrimiento, numerosos personajes se dispusieron a obtener fotografías siguiendo idéntico procedimiento, pero fracasaron en sus intentos. A causa de esto, Daguerre decidió fabricar asociado con su cuñado, una serie de cámaras semejantes a la suya. Esta cámara recibió el nombre de Daguerréotype. Pero pronto salieron al mercado cámaras que no llevaban la firma de Daguerre. Estos vendedores y aficionados fueron los responsables de la evolución de las cámaras fotográficas, aligerándolas de peso, construyéndolas con materiales algo más baratos y reduciendo progresivamente el tiempo de exposición.

El daguerrotipo surgirá como una respuesta a la necesidad de captar la realidad externa por parte de una reducida burguesía ávida de dar una imagen de calidad de vida y de auto representación, y que pronto pasarían a estar al alcance de casi todos. Poseerá muchas ventajas como por ejemplo facilitar el conocimiento visual de lugares lejanos, o captar imágenes deseadas con un aparato de pequeñas dimensiones. Pero no todo serán ventajas, pues esta novedosa técnica sólo ofrecía una imagen no reproducible, además de una imagen no demasiado correcta, pues ofrecía una visión negativa de la realidad (destáquese la anécdota de los militares, que debían colocarse sus condecoraciones en el lado izquierdo y no en el derecho como deberían llevarlas). Existía además una falta de matices, debido a su bicromía blanco- negro, llegando incluso en ocasiones a una distorsión de la realidad, pues colores que debían aparecer como claros lo hacían en oscuro, o viceversa, llevando al autor a hacer un estudio previo del entorno y el retratado para evitar estos posibles defectos cromáticos. Otra de las deficiencias fue su perspectiva, pero esto no supuso un problema a solucionar, pues resultó ser uno de los encantos de estas imágenes. Por último, otro de los inconvenientes fue la dificultad para captar el movimiento, pues se necesitaba que la luz fuese captada durante varios minutos e incluso horas (según un texto publicado por el Ministro Duchatel, el Señor Niépce obtendría las siluetas de los objetos en unas doce horas), dejando que la luz actuase sobre la placa fotosensible. Todo lo contrario que actualmente, que con tan sólo media fracción de segundo congelamos una imagen. Se trataba pues de un proceso caro, de complicada manipulación y que ofrecías tan sólo una imagen no reproducible. Otra de las características del daguerrotipo es que debía estar siempre protegida por un cristal e insertada en lo que se denomina “paquete daguerriano”, mostrando la imagen en positivo o negativo según el ángulo de observación e iluminación. Este debía ser sellado mediante un papel engomado para evitar los efectos de la oxidación sobre la imagen, corriéndose sino el riesgo de que la imagen desapareciera.

En un principio las imágenes tomadas por este procedimiento eran de estampas arquitectónicas pues debido a la duración del proceso era prácticamente imposible retratar personas.

El daguerrotipo estuvo en uso comercial hasta aproximadamente el año 1860 habiendo llegando su declive ya, cinco años antes, seguramente causado por la toxicidad de los materiales (causa de muchas enfermedades de estos investigadores) y por la limitación de la imagen a una sola.

El proceso del daguerrotipo consistía en lo siguiente: se partía de una capa sensible de nitrato de plata extendida sobre una base de cobre, que a continuación se exponía en la cámara y la imagen positiva se plasmaba en el mercurio. Finalmente se fijaba la imagen tras sumergir la placa en una solución de cloruro sódico o tiosulfato sódico diluido.

Henry fox Talbot mostró al mundo su creación un par de años más tarde que Daguerre (en 1841) en Londres. El calotipo o talbotipo de Talbot será criticado desde un principio pues ofrecía una imagen primero en negativo que tras un proceso de revelado se mostraba en positivo, aunque en un principio sus imágenes también fueron en negativo. Tras varios estudios en 1840 lograría un sustancial avance, mediante el cual, de una imagen negativa obtendría una positiva, lo que le llevaría a su presentación pública. Este es quizá el primer elemento diferenciador con respecto al daguerrotipo de Daguerre, que sólo mostraba una imagen negativa. Pero este proceso permitió además realizar no sólo una imagen positiva, sino múltiples, todo lo contrario que con el invento de su predecesor. Su creación tuvo lugar de forma fortuita durante unas vacaciones a la orilla del lago Como a través del uso de la cámara oscura y la cámara de luz (procedimientos ya investigados y fallidos en épocas anteriores).Continuó investigando con papeles de plata y procesos de revelado, pero fue en 1841 cuando patentó el calotipo.
Desde un primer momento se diferenciaron notablemente, pero si hubo algo que les diferenció fue su trato burocrático con respecto al invento. Mientras Daguerre negociaba con el gobierno de su país para que le compraran la patente de su invento a cambio de ser difundida gratuitamente por todo el mundo, Talbot escogía dirigir su propia patente, llevándole incluso a tener problemas con la ley. Esto provocó que el invento de Daguerre tuviera una rápida difusión por casi todo el mundo, en países como Alemania, EEUU, Inglaterra, etc, frente a la lenta difusión del calotipo de Talbot.

Pero aún el daguerrotipo gozaba de un mayor acogimiento popular frente la calotipo (palabra de origen griego que significa “bella imagen”) de Talbot. Aún así, este último siguió investigando, reduciendo el tiempo de exposición de treinta minutos a treinta segundos. Además, a diferencia del daguerrotipo este mostraba una imagen nítida en un color sepia frente a la bicromía del daguerrotipo (blanco- negro).

El invento de Talbot que tuvo lugar de forma fortuita según comento el propio inventor, se basaba principalmente en el uso de cloruro de plata (cloruro de sodio más solución de nitrato de plata) con lo que mojaba el papel que posteriormente exponía a la luz solar. A continuación se fijaba con hiposulfito. El resultado era una silueta clara sobre un fondo oscuro (imagen en negativo).

El invento de Talbot permitió hacer retratos de personas, pues el tiempo de exposición se había reducido notablemente, frente a la larga duración del de Daguerre, que como ya he mencionado en principio sólo permitía la representación de arquitecturas y naturalezas muertas, algo también visible en las imágenes de Talbot, destacando su libro “The pencil of Nature”, que fue además el primer libro ilustrado con imágenes calotípicas. Esto puede ser observado en su más que importante relación con la arquitectura, pues a partir de 1850 fue utilizado para captar lugares históricos, destacando algunas imágenes de fotógrafos como Charles Marville o Charles Négre, que imprimieron sobre el papel imágenes de catedrales francesa tan importantes como Notre- Dame o Chartres o Amiens.

Años después, en 1854, Scott Archer´s desarrollo un proceso denominado “colodión” y que Talbot interpretará como una evolución de su proyecto. A partir de este momento el mundo de la fotografía no dejará de progresar, llegando hasta nuestros días, en que la tecnología se ha desarrollado tanto que podemos captar imágenes en un formato digital, y que no siempre son del gusto de todos, pues pensamos que se pierde el encanto del formato tradicional.

Si hay algo por lo que Henry Fox Talbot es conocido hoy en día, es por haber sido el inventor del proceso fotográfico actual (fotografía digital a parte).

BIBLIOGRAFÍA:

- SOUGEZ, Marie- Loup: Historia de la Fotografía, Madrid, Cátedra, 1996
- NEWHALL, Beaumont: Historia de la Fotografía, Barcelona, FotoGGrafía, 2002
- FERNÁNDEZ, Antonio: Historia del Mundo Contemporáneo, Barcelona, Vicens Vives, 1998
- Diccionario Enciclopédico Salvat Universal, Volúmenes 5 y 8, España, Salvat, 1971